martes, 20 de octubre de 2009

Bosques del Oeste Palentino

18 de Octubre de 2009.
Este Domingo he podido volver a salir al campo a dar un garbeo en plan tranquilo. Ya tenía ganas después de varios fines de semana bastante liado y sin poder salir.

Esta vez elegí cambiar un poco de zona y nos perdimos por los bosques del oeste Palentino.
En el límite de Palencia y León y desde la altura de Saldaña hasta Guardo, se extiende una gigantesca masa forestal poblada de pinares de repoblación con importantes manchas de rebollo.

En algunos rincones de estos bosques se siente uno lejos y aislado del mundanal ruido.
Los pinares están formados casi a partes iguales de pino laricio como el de la foto siguiente y de pino silvestre.
En la siguiente foto, un ejemplar joven de pino silvestre.
Los rebollares se alternan con manchas arbustivas de bajo porte y zonas de viejos ejemplares de robles.
En la siguiente imagen, una zona del rebollar más maduro junto a un pequeño humedal seco a estas alturas de la temporada.
Paseando por una zona de rebollos escuché un canto que no me resultaba familiar, era como el de los pardillos pero con otro tono más musical. Después de unos minutos de escudriñar las ramas de un roble, pude descubrir al autor de esas notas, un macho de piquituerto que me llenó de emoción, ya que es un ave que he observado en contadas ocasiones.
Las fotos que le pude sacar con la compacta no son nada buenas pero sirven de testimonio gráfico del avistamiento.

Junto con este ejemplar había otros 5 más, de los cuales al menos dos eran hembras.

Por la zona pude observar varios arrendajos traginando de un lado a otro del bosque de robles. Así mismo numerosos ejemplares de carboneros garrapinos y varios trepadores azules. Un pico picapinos no dejaba de romper el silencio de bosque con su tamborileo, que en esta época sirve para delimitar los territorios de otoño invierno donde se alimentarán.

En la parte de pelo, bastante rastro de corzo en los cortafuegos del bosque (ver siguiente foto). Pudimos escuchar el ladrido de uno de ellos mientras se alejaba en la espesura.
Volviendo para casa, cerca de Renedo de la Vega, este raposo muerto junto a la cuneta de la carretera atropellado por algún coche. Una imagen que se repite con demasiada frecuencia en nuestras carreteras.
Hoy no dio para más, aunque me sirvió para respirar aire puro y matar un poco el mono de campo.

5 comentarios:

Jose Angel Alonso dijo...

Hola

Esa zona es desconocida para mí al igual que el piquituerto, al que solo conozco por foto.

habrá que tenerla en cuenta en la lista de pendientes

salu2

Abraham Prieto dijo...

Hola Miguel Ángel.

He echado un vistazo a tus blogs de la Montaña Palentina y la Cordillera Cantábrica.

Me gustaría ponerme en contacto contigo vía email para que me recomendaras algún recorrido por la Montaña Palentina, de día completo, tipo los que muestro yo en mi blog, es decir, salir al amanecer de una aldea abandonada, y recorrer bosques y media montaña en zonas donde no haya señalizaciones, ni pueda uno encontrarse domingueros ni nadie.

Me interesa mucho la zona de la montaña palentina(por la fauna principalmente) y tenía pensado hacerme un par de expediciones por la zona éste otoño-invierno. A ver si me puedes echar una mano.

Un saludo.

Lourdes y Jesús dijo...

Parece una zona muy interesante desde el punto de vista de la fauna.

Coincido con Jose Angel en no conocer al Piquituerto más que por foto. Ya me gustaría poder fotografiarlo...

Buen reportaje.

Saludos!

Jesús

Miguel Angel Madrid Gómez dijo...

Gracias a todos por los comentarios.

Por cierto Abraham, cuando quieras me pones un mail y te recomiendo alguna ruta del tipo que me comentas. Mi dirección de email la encontrarás en mi perfil.

Saludos

Abraham Prieto dijo...

No veo tu email en el perfil, amigo.

Te dejo el mío alkar84@hotmail.com

Un saludo.