lunes, 3 de agosto de 2009

Otra mañana en el pilón

Domingo 26 de Julio de 2009.
Hoy subo la entrada que tenía pendiente del anterior Domingo sobre una nueva sesión en otro de los bebederos del Cerrato.
El viernes por la tarde inspeccioné sobre el terreno el bebedero y me pareció que podía dar sus frutos, aunque me percaté de que el manantial que alimenta al abrevadero mediante un pozo y una bomba de mano, también tenía filtraciones por el suelo y que estas daban nacimiento a un pequeño arroyo que formaba charcos importantes a lo largo de los primeros 200 metros de su recorrido, ofreciendo también buenos lugares a las aves para beber y dispersando posiblemente a los pájaros por la zona, aunque seguía confiando en las posibilidades del pilón y de un pequeño charco justo a sus pies.
Observé también el viernes tarde que el pilón estaba un poco bajo de nivel y decidí llenarlo, dicho y hecho, unos 40 minutos después de hacer brazo en la bomba de mano, el agua rebosaba completamente por las paredes del bebedero.
Elegí también el emplazamiento para apostarme con la red en un lugar ligeramente elevado y a unos 6 metros del charco y el pilón, y aunque era consciente que que la orientación no sería la mejor de cara a las primeras luces de la mañana, decidí penalizar un poco este aspecto que se debía ver compensado por lo óptimo del emplazamiento.
Con todo preparado me marché para casa con la impaciencia de volver el Domingo.

A las 6:30h de la mañana ya estaba tapandome con la red y sintiendo el relente de una mañana que aunque un poco fresca a estas horas, se adivinaba despejada, calurosa y sin presencia de viento.

No tardaron en comenzar a entrar las primeras aves y la más madrugadora fué esta abubilla que divagó un poco por el suelo rebuscando alimento.
Este lugar es especialmente bueno para fotografiar pardillos, ya que bajan en gran número y de manera casi constante. Estoy seguro que no baja del centenar de individuos los que se acercaron al charco a lo largo de la mañana, sin contar los que bajaron a lo largo de todo el arroyo cercano.

Tres fotos de machos.


Hembra.
Este creo que es un macho con plumaje de primer verano, muy parecido al plumaje invernal aunque no estoy seguro. Agradecería confirmación.
La parejita.
Hembra saciando la sed.
Lo que más ilusión me ha hecho de la salida de hoy ha sido poder fotografiar por primera vez a una especie que se me resistía desde hace bastante tiempo y que para mi tiene un encanto especial, no sabría decir muy bien por qué. Es la paloma zurita.
Me emocionó también ver el gran número de estas aves que se concentraba en la zona junto con numerosas palomas torcaces. Llegué a contabilizar más de 20 de estas palomas y unas 30 o 40 torcaces.
Todo hubiese sido perfecto si la luz me hubiese acompañado. No pasa nada, la próxima vez ya se donde esperarlas, hay que dejar opciones de mejora para el futuro.

Subo varias fotos de esta especie.




Foto testimonial de una de las torcaces de hoy.
A estas tórtolas ya no es la primera vez que las tengo a tiro, aunque por eso no dejan de encartarme.



Lo siguiente es como un "Déjà vu" vivido en mi anterior sesión en el bebedero. Un reclamo lejano de perdiz roja que rompe el aire de la mañana, un bando que lejos todavía se viene moviendo poco a poco hasta que bajan desde el páramo al valle, el macho más atrevido que se acerca con cautela hasta que consigue dar los primeros tragos, que son el detonante para que otros miembros del grupo se acerquen también al abrevadero y luego poco a poco alejarse de nuevo por las cuestas del monte.




A los rabilargos uno sabe cuando van a venir. Se les oye reclamar con esa especie de silbido que contagia al grupo. De repente uno entra de golpe y si todo va bien, los otros vienen disparados y sin contemplaciones.
Pude disfrutar en esta ocasión de varios ejemplares que bebieron y se bañaron.


Una joven totovía se acerco al pilón y bebió de su agua. Se puede observar su plumaje críptico que le ayuda a camuflarse mejor en los primeros estadíos de su vida.

En este valle son especialmente abundantes los escribanos hortelanos, un ave no demasiado fácil de observar. En la foto siguiente una hembra.
Cuando ya pensaba en ir recogiendo me entró este jovenzuelo de alcaudón común que se pegó un bañito en el pilón.


En el capítulo del pelo capturé este conejo tomando un bocadito.
Otro día que volví a quedar muy satisfecho de las observaciones realizadas y todavía no salgo de mi asombro de lo que puede hacer un simple tejido agujereado de color marrón y verde acompañado de mucha paciencia.

10 comentarios:

Lourdes y Jesús dijo...

Muy buenas fotos. Algunas impresionantes. Me ha gustado mucho los primeros planos de la perdiz. La verdad que parece un buen sitio para hacer hide.

Si me lo permites yo me pensaría en pillar una silla-hide. Ya verás entonces...

Saludos!

David.GG dijo...

Hola. Ese pilon es la leche. Que cantidad de pajaros entran. Felicidades por las fotos, son muy buenas.

Saludos

Pizarro dijo...

Que maravillas de imagenes de los pajaros as tenido paciencia para hacer la foto en el momento preciso, si tuviera que elegir me seria dificil son tadas geniales.
Saludos.

Carlos Naza dijo...

jajaja!

Muy bueno, ese pilonazo le conozco!

Enhorabuena por las zuritas!

Un saludo!

Jose Angel Alonso dijo...

Menuda entrada. Las fotos son buenisimas, lastima de la luz en algunas. Ese pilóm es un chollo.

Salu2

Abraham Prieto dijo...

Impresionante como siempre. Geniales las zuritas.

Javier 16 dijo...

Es una fantástica serie de fotos. Aún a contraluz, la nitidez de las mismas revela otra perspectiva diferente y como no, admirable.
Muy buenas prácticamente todas.
Saludos.

Pablo Fernandez Fernandez dijo...

Enhorabuena por la entrada y por las fotos.
¡¡Ahh!! y tambien por el pilon, es toda una joya.

pacopescador dijo...

Mira... yo dudo mucho de que sea el pilón. Son magníficas esas fotos, espléndidas como siempre.
Saludos.

Luis-Ángel dijo...

Muy buenas todas las fotos, me gustan mucho las de los pardillos y no te digo las de la patirroja.
¡Cuánto da de si el Cerrato!
Si es que mi tierra... jajja
Saludos a todos.